La frágil situación de Leonel



Por Antón Baiges i Balleste

El ex presidente se ha dirigido a la nación, nada nuevo en realidad, con toda razón nos cuenta que el déficit fiscal no es fraude, en consecuencia no es ningún delito que deba ser perseguido por la justicia.

Es bueno recordar que el trasvase de dinero de un ministerio a otro, debe ser con la autorización del Congreso, de no ser así el ejecutor de tal medida podría ser acusado de malversación de fondos públicos y de apropiación indebida... Más...


De ser cierto y demostrable que mucho dinero salió de cuentas oficiales para financiar nominillas, publicidad, elecciones y otras varias actividades, si se habrían producido delitos perseguibles por la justicia.

El principal motivo de este déficit es la caída de la recaudación fiscal, otra verdad,  mientras los gastos inevitables son el subsidio eléctrico que alcanzo cifras imprevistas y la recapitalización en parte de la deuda del Banco Central, fruto de la crisis del 2003, por cierto en esta ocasión fue muy discreto olvidándose de criticar directamente a Hipólito Mejía.

El resto se invirtió en programas sociales e infraestructuras, todo perfecto según el ex presidente, la oposición deberá acusar con pruebas claras y contundentes que a mi entender no le será difícil encontrar, de tener verdadera intención de hacerlo, el movimiento no licito de tan ingente cantidad de dinero siempre deja mucho rastro.

En realidad su aparición pública apenas dos meses de dejar el poder indica una necesidad agobiante, que haya tenido que ser él personalmente quien diera explicaciones sobre lo sucedido en sus últimos gobiernos demuestra varias cosas.

En primer lugar evidencia que su partido el PLD no lo ha defendido como era necesario, cualquiera de nosotros los del pueblo lo hemos percibido, añadiría con toda rotundidad que no se trata de que no han sabido defenderle acertadamente, se trata de que podrían dar la impresión de que no ha habido mucho interés en ello, por parte de algunos, demasiados.

Desde el actual gobierno no ha habido el más mínimo gesto de apoyo al ex presidente, se le supone pero no lo manifiestan, se habla de que los incondicionales a Leonel estarían dispuestos a dejar el gobierno para defenderle, francamente lo pongo en duda.

Por lo que se percibe será inquietante para el ex presidente mantenerse en buena posición popular hasta el 2016, no se atisba un apoyo incondicional en muchos cargos relevantes del partido, suponer que todo aquel que debe su cargo a él le defenderá a ultranza no resultara cierto, jueces incluidos, el deterioro está resultando muy rápido.

Los más atrevidos hablan de un plan de la oposición para desacreditar a la actual democracia para entrar al poder en forma no muy constitucional, a mi entender son muy exagerados, en la actualidad la geopolítica no admite cambios bruscos, menos dictatoriales.

Se trata más bien de luchas internas dentro del partido de cara al presente y al futuro inmediato, será necesario dar carnaza al pueblo molesto con los nuevos impuestos y con la sensación de despilfarro que ha dado el anterior gobierno, será necesario pues sacrificar algún ex alto cargo para saciar a los indignados ciudadanos.

En el mundo empresarial cercano al PLD también hay mucha ansiedad, parece que ahora el reparto de contratas será más diversificado, todo lo contrario de hace poco en que estaban estas en manos de muy pocas empresas, no es fácil renunciar a prebendas.

La situación del ex presidente Leonel es preocupante, no sirve de ejemplo lo que ocurre en Brasil donde muchos colaboradores de Lula están procesados, casual todos menos él, pero si marcando distancias debe hacer reflexionar a todos, debo recordar una vez más, que cuando Franco murió en España, dijo dejarlo todo atado y bien atado, y en muy poco tiempo todo estaba desatado.

El poder del actual presidente Danilo Medina irá a más, ha tenido que hacer ahora muchas concesiones en la distribución de altos cargos, pero muchos de estos incondicionales de Leonel pasaran no muy lentamente a la órbita de poder del nuevo presidente, en el fondo pueden llegar a ser más fieles que los otros.

También se percibe en el ambiente político cierta frialdad de algunos miembros del PLD hacia el actual gobierno,  a mí entender cada vez serán los menos.

La crisis económica que se acerca aceleradamente traerá muchos problemas, los gestos populistas del actual presidente son acertados pero no serán suficientes, se tendrá que buscar culpables, será necesario e inevitable sacrificar algunos personajes del pasado inmediato, no se puede culpar de todo al último gobierno del PRD.