¡El PLD por encima de la vida misma!



Por Fernando A. De León

Nueva York.-Lo vehemente y subrayado de las declaraciones del arrogante y prepotente presidente del Senado de la República Dominicana,Reynaldo Pared Pérez, en el sentido de que el asesinado joven de medicina ultimado a tiros por un policía en los terrenos de la Universidad Autónoma de Santo Domingo(UASD), era dirigente del gobernante partido de la Liberación Dominicana(PLD), nos da la sensación de que para el legislador esto último, es lo realmente lamentable... Más...

Es muy posible que para Pared Pérez, quien siempre rinde honor a su primer apellido, porque es intolerante y sordo como un muro o tapia, lo transcendental de este lamentable acontecimiento; es que el  estudiante de medicina, William Florián Ramírez  y su padre, eran militantes del partido de gobierno, y que para él, está condición, está por encima de toda razón; todo atropello y hasta de la vida misma.

Nos hubiese gustado que Pared Pérez, así como presuntamente expresó de todo corazón su malestar y pesar por este nefasto suceso,se expresara de igual modo; luego de la muerte a tiros de una profesora en la provincia de Barahona. La diferencia es que, presuntamente, contrario al jovencito asesinado a tiros por un agente policial en los terrenos del campus universitario, la educadora, simpatizaba o militaba en el partido opositor; el Revolucionario Dominicano(PRD).

Pero apartando las diferencias políticas,la muerte de cualquier dominicano es condenable y  lamentable. Sin embargo, y que perdonen los lectores, vamos  a apelar al refranero dominicano en aquello de que, “no hay mal que por bien no venga”.

Nos explicamos; tal vez las coincidencias de que Florián Ramírez y su padre eran dirigentes peledeístas, y además, oriundo de la misma tierra del presidente Danilo Medina Sánchez, haga reflexionar a las bases peledeístas y a todo el pueblo dominicano, en el sentido de que estos partidos tradicionales, todos, ¡son las mismas vainas! ¡Cuándo aprenderemos!

En esta última apreciación incluimos también al Revolucionario Dominicano(PRD) y al Reformista Social Cristiano (PRSC). Y, vamos a apelar otra vez a lo simple de los refranes de la dominicanidad,cuyos mensajes no saben aplicar contundentemente; para nosotros, con respecto a esta partidocracia; “donde quiera se cuecen habas”, es decir, los pendejos somo los que sufrimos, no importa la parcela política en la que militemos o simpaticemos.

En torno a los miembros de la Policía Nacional, es obvio que no hay que buscarle la quinta paga al gato; simplemente, en esta institución hay uniformados que todavía tienen deseos de matar y atropellar a la juventud dominicana; en todos estos gobiernos sucede lo mismo.

El que escribe estas líneas,aún siendo menor fue golpeado en varias ocasiones por esbirros policiales, y fue a dar a la Penitenciaria Nacional de La Victoria. Por suerte sobrevivimos, cuando, posteriormente, no recibimos disparo alguno mientras nos movilizábamos en la misma universidad que hasta hoy estudiaba Florián Ramírez.  Tal vez,en alguna ocasión correteamos por el mismo lugar en que cayó abatido el joven estudiante de medicina.

(El auto es periodista directivo del CDP en Nueva York,donde reside).